UN DAÑO INTOLERABLE A LA IMAGEN DE ALCALÁ DE HENARES

Alcalá de Henares desde los cerrosAlcalá de Henares es una gran ciudad. Durante décadas sus diferentes corporaciones municipales democráticas, en representación del conjunto de sus vecinos desde muy diferentes signos políticos, han luchado por devolver a nuestra ciudad y sus ciudadanos al lugar que se merece por su Historia.

Sin embargo, una mala coyuntura económica agravada por políticas nacionales, basadas en el incremento de la deuda para mantener el despilfarro, ha provocado que nuestra ciudad sea una víctima más de esa lacra llamada desempleo, que padecemos cerca de 22.000 alcalaínos.

Pero una crisis, como hemos oído muchas veces, puede suponer oportunidad, y en esta línea parece que está trabajando el actual equipo de gobierno de nuestra ciudad encabezado por el alcalde Javier Bello. No es casualidad que en tan difícil coyuntura se hayan batido récords de asistencia con 600 congresos, o que haya habido nuevas empresas que se han instalado junto a otras que han ampliado actividad, lo que puede ser un polo de atracción de nuevas compañías que vean en la marca Alcalá un activo. Por primera vez en mucho tiempo se trabaja en la línea de hacer de nuestra cercanía a Madrid una fortaleza, en vez de una debilidad, y puede este gran punto ser la clave de lo que podría convertirse en el mayor periodo de prosperidad de nuestra ciudad, si somos inteligentes.

Pero todo este esfuerzo puede quedar en vano. En los últimos tiempos las estrategias políticas, movidas por la venganza prácticamente personal de los concejales de UPyD de Alcalá contra el alcalde y el Ayuntamiento, han motivado una campaña de descalificación donde la palabra “corrupción” se ha arrojado alegremente para calificar a nuestra máxima institución democrática, votada por todos nuestros ciudadanos, y por ende, representante de toda Alcalá de Henares. Por consiguiente los magenta están dañando la imagen de nuestra ciudad y de otras instituciones como nuestros emblemáticos y queridos medios de comunicación.

Alcalá de Henares no ha padecido ni un asunto de corrupción desde el caso Ferrer que afectó en los noventa a los socialistas complutenses. Sin embargo vincular la imagen de nuestra ciudad a tan turbios asuntos puede dañar el logro de inversiones, y por tanto ponernos en la cola de la salida de la crisis. Comentarios como el de Rosa Diez en su Facebook tildando textualmente al consistorio de nuestra ciudad de “nido de corrupción y opacidad”, o  la carta de UPyD Nacional publicada en su web y titulada “Alcalá de Henares como ejemplo del caciquismo en España”, están haciendo un grave daño a nuestra reputación, alejando a potenciales emprendedores y por tanto destruyendo proyectos de atracción de empleo.

Si queremos los alcalaínos salir pronto de la crisis debemos luchar por la imagen de nuestra ciudad, no tolerar que nadie la intente dañar, y hablar con mucho orgullo de Alcalá y sus gentes. Tenemos muchos motivos por los que estar orgullosos de nuestra amigable, bonita y cercana ciudad, hagamos de su defensa nuestra bandera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s