MALOS USOS DE TWITTER

Malos usos de TwitterMe costó mucho usar Twitter, lo veía un Facebook simplificado. La verdad es que no le encontré utilidad hasta que lo empecé a usar en el móvil, y es que esta red social de microblogging con una limitación de 140 caracteres por mensaje, como los SMS norteamericanos, es perfecta para este soporte. Twitter en palabras de algunos expertos es “el mensaje”, mientras que Facebook viene a ser “la comunidad”.  Su objetivo es conseguir un mensaje corto, inteligente y con una gran carga reflexiva, para lanzar a tus seguidores. La paradoja de todo esto es que algo tan sencillo como conseguir un envío corto, casi un titular, puede ser algo realmente complejo, y que como vemos todos los días apenas se consigue, fracasando en su mayoría, pero merece la pena encontrarnos de vez en cuando alguna buena reflexión.

Sin ánimo de sentar cátedra de nada, si me gustaría compartir algunas observaciones de lo que para mí, y aplicando simplemente el sentido común, me resultan malos usos de esta red social, ejemplos de lo que no se debe hacer si se aplica un pequeño plan social media, ya sea para crear imagen de marca de comercios, conseguir tráfico, fidelizar clientes, atraer a personas afines, conseguir seguidores, tener amigos, y un largo etcétera.

Comercios y Empresas suicidas

Es sorprendente el empecinamiento de algunos en usar mal Twitter. Los casos más escandalosos son los de los malos usos de las marcas de comercios o empresas, ya que de ellos dependen el sustentos de muchas familias. Algunos de los responsables de estas cuentas luchan cada día por hacer lo contrario a lo que se debería hacer.

Si creas una cuenta de una empresa o un comercio es para contar lo que diría tu empresa o comercio si pudiera hablar. Aunque si observas, ya comunica tu empresa en forma de carteles con ofertas, o anunciando especialidades, o sencillamente los productos que posee en su expositor. Esa comunicación es lo que debes llevar a las redes sociales. Tu empresa no debe entender ni de ideologías, ni opinar sobre personas, debe contar al mundo lo que puede vender, o el servicio que puede ofrecer, en definitiva, debe conseguir que tu inversión en tiempo en las redes sociales se traduzca en un incremento de tus ganancias, o cuanto menos en amortizar ese esfuerzo empleado.

En los últimos tiempos he podido ver como alguna empresa/comercio se ha lanzado a criticar a algunas personas o políticos. Esas personas si se ofenden te pueden hacer una publicidad muy negativa, que en estos tiempos no interesa a nadie. Si tienes la necesidad de ajustar cuentas siempre es más práctico crearte una cuenta personal. Allí siempre puedes vincularla a tu empresa en tu biografía, aunque no lo recomiendo si lo que pretendes es hacer enemigos.

Los enfadados con el mundo

Si lo que tienes es una cuenta personal, lo normal es que seas tú mismo ¿hablas todo el día de política? ¿Estás siempre enfadado con el mundo? Seguro que no. Pues eso, intenta variar tus comentarios, haz reflexiones positivas de vez en cuando. Es difícil en los tiempos que corren, pero estás “vendiendo” tu marca personal a grandes audiencias, es conveniente que sepan no sólo tus opiniones más negativas, también las positivas y simpáticas.

Me ha llamado la atención algunos seguidores de nuevos partidos que parece que no tienen más vida que lanzar odio contra todo lo que es contrario a su partido, da la sensación como si hicieran una “guerra santa contra el infiel”. Resultan pesados y cansinos a medio /corto plazo. Lo normal es que pasado el entusiasmo inicial de ver posiciones diferentes, se les haga un unfollow preventivo, por salud mentar. Aunque también hay que decir, que incluso cuando alguien es importante, y con una hábil selección de la fuerza que se va a emplear, a veces es bueno dar un golpe en la mesa, lo que demuestra a tus seguidores que tu cuenta es personal, y no de un “robot”, creando empatía y conexión con tu audiencia.

La política de unfollow

Algunos genios del marketing digital han decidido que el prestigio en Twitter se mide en número de seguidores, y esto siempre tiene que ser superior al de personas a las que sigues.

Muchos tenemos una cortesía con aquel que nos empieza a seguir, que es devolverle el follow. Es una política de cultivar el Karma. Lo normal es que si alguien ha tenido la curiosidad en seguirte le devuelvas ese detalle. No nos paramos a pensar en que haya alguna estrategia de marketing detrás, sencillamente pensamos en la explicación más sencilla.

Lo más común, y sobre todo cuando estas cuentas tienen miles de seguidores, y siguen varios miles menos de los que le siguen, es que a los pocos días te dejen de seguir.

Sin embargo es una estrategia completamente errónea, por tres motivos, en primer lugar hay varias herramientas que miden el prestigio en función a otros factores como los Retweets de tu información, las menciones que te hacen, o las listas en las que estás, aunque bien es cierto que es más llamativo tu número de seguidores. En segundo lugar hay ya “miles” de herramientas donde comprobar sencillamente quien te corresponde el seguimiento. Evidentemente cuando pasas de 500 amigos (personas a las que sigues y te siguen), es complicado acordarte de todos, pero lógicamente cuando ves que sigues a alguien que no conoces de nada y que te ha dejado de seguir, lo normal es que le dejes de seguir automáticamente, aunque cada día son más los que “premian” estos comportamientos con un “reporte por spam”, con lo que la estrategia de marketing no sólo es negativa en cuanto a imagen, sino que te puede costar la cuenta. El tercero de los motivos es que Twitter esa estrategia la puede considerar un comportamiento abusivo, y dar también la cuenta de baja.

La imagen negativa como decíamos es grande, muchas personas no entienden esto como una estrategia, sino como una ofensa por algún comentario escrito, e incluso se lo pueden tomar en cierto modo como algo personal.

Si te decides a incrementar seguidores siguiendo masivamente, también hay que tener cuidado porque puede ser considerado un comportamiento abusivo, pero sobre todo hay que tener confianza en ti mismo y paciencia. Si tus contenidos son buenos con el tiempo tendrás más seguidores que personas a las que sigues, pero seguro que entonces ya no te importará tanto.

Las parrafadas

Algunas veces nos empeñamos en dar muchos mensajes y recomendaciones seguidas en un corto periodo de tiempo, lo que provoca un agotamiento de muchos seguidores, o sencillamente damos una reflexión muy larga que acaba quedando de manera inconexa y difícil de seguir. Esto último puede funcionar si eres Pérez Reverte, pero normalmente es muy posible que no tengamos gente tan fan nuestra que se dedique a ver cuidadosamente todo lo que hemos puesto, y si lo hacen seguro que no es para nada bueno.

Lo mejor es que si no quieres hacer microblogging, utilices otras herramientas como blogs o el propio Facebook, donde puedes sencillamente poner toda tu reflexión seguida y conseguir que tus seguidores opinen, generando un debate más dinámico y ordenado que lo que puede aparecer en Twitter.

Por otro lado con mensajes tan espaciados es normal que alguno pueda ser sacado de contexto, o separado sea interpretado con otro sentido diferente al que tú querías darle. Eso se evita en un blog, donde todo está seguido y claro, la conclusión, el análisis, y el comentario tienen una jerarquía y un sentido unido, que nadie puede sacar de contexto a no ser que sea con muy mala intención y mintiendo clamorosamente, pero un mensaje aislado de Twitter puede dar lugar a muchas interpretaciones.

Las cuentas de instituciones o colectividades

También ha sido curioso ver a cuentas de instituciones o colectividades, pongamos de ejemplo un partido político o una ONG, que interactúan con las personas hablando en primera persona del singular, y personificando la opinión que representa en realidad a una colectividad. En ocasiones he llegado a leer un “pues yo creo”, algo imposible cuando se representa a una colectividad, cuando eres la suma de las partes.

En algunos casos pueden darse errores del administrador de las cuentas, que cree responder con la suya personal, esto es algo comprensible, pero cuando el error es repetido vemos que es un vicio adquirido, y patrimonializar algo público es una mala señal de lo que puede ocurrir en un futuro inmediato.

Es importante pensar que si no somos capaces de llevar una acertada estrategia en una red social, lo mejor es que nos replanteemos nuestra presencia. No es necesario estar en todas las redes, pero sí que cuando se esté sea de forma acertada. Se me quedan muchos aspectos en el tintero, que quizás en el futuro vuelva a tratar, pero para concluir deciros que esto no es una ciencia exacta, y que a veces siguiendo todos los buenos consejos del mundo las cosas nunca llegan a funcionar, y sin embargo a otros les puede ir bien haciéndolo todo mal. Es la grandeza del caos controlado que es internet, que como en la vida, unos nacen con estrella, otros estrellados, y una inmensa mayoría “ni fu ni fa”.

2 pensamientos en “MALOS USOS DE TWITTER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s